Áreas Marinas Protegidas de Chile

Chile tiene una costa de 6435 km de longitud y más de 3 millones de km2 de superficie. Por lo que podríamos decir que nuestro país es principalmente un territorio marítimo que alberga una gran biodiversidad y donde habitan distintos ecosistemas y especies marinas endémicas. Estas áreas marinas fueron creadas para proteger lugares que están en peligro debido a la sobre explotación y también para proteger ecosistemas en buen estado de conservación, diversidad biológica y productividad pesquera.

El área marina protegida de la imagen es Rapanui ¡la más grande de Chile! Donde este año se pudo ver un ejemplar de tiburón ballena.

¿Qué son las áreas marinas protegidas?

“Son áreas delimitadas y definidas geográficamente cuya administración y regulación permiten alcanzar objetivos específicos de conservación y/o preservación”

Si bien la superficie total de las áreas marinas protegidas es mayor que la de Chile continental, el 90% de la superficie marina protegida corresponde a solo 3 ecorregiones: Archipiélago de Juan Fernández, Islas desventurados y la isla de Rapanui. Solo el 3% de las 14 ecorregiones restantes esta protegida. Lo que nos da cuenta de una alta brecha y poca representatividad de cobertura geográfica, nivel de protección, y falta de implementación de las AMP.

En Chile existen 33 áreas marinas protegidas, los que se clasifican en 4 tipos: Parque marino, Reserva Marina, Santuario de la Naturaleza y Área marina costera de múltiples usos. Todas son decretadas por el Ministerio de Medio Ambiente pero en el caso de las 2 primeras, es la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura la encargada de proveer los antecedentes para su destinación, quedando la tuición en manos del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.

1. Parque Marino

2. Reserva Marina

3. Santuario de la Naturaleza

4. Área Marina costera protegida

¿Y tú, has buceado en áreas marinas protegidas?

Existe evidencia significativa sobre la utilidad de las AMPs. Estas generan un cambio positivo en el ecosistema, mejorando la salud del mar.

Principalmente, esto se logra:
-Realizando la protección y restauración de hábitats marinos.
-Aumentando la resiliencia al cambio climático.
-Protegiendo especies y reconstruyendo la población de peces.